La Promesa del Reino – 2 Samuel 7 

 

Después de las promesas de vida eterna y una herencia eterna en la tierra de Israel, Dios declaró que su propósito implicaba llenar toda la tierra con su gloria; véase Números 14:21. Esto era parte de las promesas. En el debido tiempo, Dios reveló cómo se llevaría esto a cabo.

La promesa del reino le fue dada a David, quien rigió como rey sobre Israel. Él había deseado edificar una casa para Dios, como un lugar para el arca.  Sin embargo, Dios le dijo a David que él le edificaría a David una casa, y establecería su reino para siempre, por medio de su Hijo, que también era la “simiente” de David.  “Yo levantaré después de ti  a uno de tu linaje […]. Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo” (2 Samuel 7:12, 14). Así vemos la clara conexión entre las promesas; la simiente de la mujer, la simiente de Abraham, y la simiente de David. Esta “simiente” sería el Hijo de Dios. Véase las palabras de Jesús en Mateo 22:41-46.

 

Algunas han afirmado que todas estas cosas ya se cumplieron en Salomón, un hijo de David, que rigió sobre Israel después de su padre. Sin embargo, cualquier intento como ese está condenado al fracaso por las siguientes razones:

1. La “simiente” había de ser “levantada… después de [David], cuando [sus] días sean cumplidos, y él duerma con sus padres”. Por el contrario, Salomón fue establecido como rey por David mientras estaba vivo (1 Reyes 1 y 2).

2. A David se le prometió: “Tu casa y tu reino [serán establecidos] PARA SIEMPRE DELANTE DE TU ROSTRO, y tu trono será estable ETERNAMENTE”. David aún permanece muerto, y el reino ha sido quitado.  La esperanza de David, como la de todos los creyentes, era la resurrección de los muertos: “Tú […] volverás darme vida, y de nuevo me levantarás de los abismos de la tierra. Aumentarás mi grandeza y volverás a consolarme” (Salmos 71:20, 21. Compare con Abraham – Hebreos 11:8-16; y Jesús mostró que Abraham, Isaac y Jacob debe resucitar – Lucas 20:27-38). Enlace con ‘mortal’ o hágalo vía ‘Índice’. Compare con Hechos 23:6; 24:14, 15; 26:6-8. Jesucristo es “la resurrección y la vida” (Juan 11:25).

El último rey de Israel fue Sedequías, y a él se le dijo: “Así ha dicho Yahvéh el Señor: Depón la tiara, quita la corona; esto no será más así; sea exaltado lo bajo, y humillado lo alto. A ruina, a ruina, a ruina lo reduciré, Y ESTO NO SERÁ MÁS, HASTA que venga aquel cuyo es el derecho, Y YO SE LO ENTREGARÉ”. Ezequiel 21v26,27. Desde ese tiempo, a.C.586, no ha habido un reino de Israel.

 

En el pasado, el reino de Israel era el reino de Dios en la tierra. El futuro reino de Dios será el reino de Israel restaurado. La restauración del pueblo de Israel (que ya ha empezado) se completará en  el tiempo del establecimiento del reino de Dios (1 Crónicas 29:23; 2 Crónicas 13:8; Salmos 22:28; 114:1,2; Isaías 1:26; Amós 9:11; Mateo 19:28; Hechos 1:3,6,7; Miqueas 4:6-8; Daniel 2:31-45; Isaías 11:12; Jeremías 30:1-11; 31:10; Ezequiel 37:21, 22; Zacarías 8:7, 8).

 

A continuación se muestra una comparación entre 2 Samuel 7 y Lucas 1: 

2 Samuel 7:8-16                                         Lucas 1:30-35

Profetizó acerca de la “simiente”             El ángel la aplicó a Jesús

Ha de ser Hijo de Dios (v. 14)  “Yo le      “Hijo del Altísimo”.

seré a él padre, y él me será a mí hijo”    v. 32 y compare con el v. 35

Ha de ser hijo de David (v. 12) “tu          “David su padre” (v.32)           

simiente”. Su reino ha de ser para            “y su reino no tendrá fin”     (v. 33).

siempre (v. 13) “Yo afirmaré para

siempre el trono de su reino”.

 

El trono de David ha de ser                        “El Señor Dios le dará el trono de

restaurado (v. 16) “tu reino será            David su padre” (v.32).

estable para siempre… tu trono

será estable eternamente”.

 

Israel ha de formar el núcleo de                 “Y reinará sobre la casa de Jacob

este reino. “Yo fijaré lugar a mi                para siempre” (v. 33).

pueblo Israel [y ellos] nunca más

sean removidos… Será afirmada tu

casa y tu reino para siempre” (vs. 10, 16).

 

Ha de ser un Salvador (vs. 14, 15)            “Y llamarás su nombre Jesús    (sig. ‘Dios

“Y si hiciere [o “en su padecimiento         salva’) (v. 31)   “Él salvará a su pueblo de

por causa de la iniquidad]… mi                 sus pecados” (Mateo 1:21). “Y después…

misericordia no se apartará de él”.           Le matarán;   mas al tercer día resucitará”

“Yo le castigaré con vara de                     (Lucas 18:33).

hombres, y con azotes de hijos de

hombres” (compare con Isaías

53:5 -  “Y por su llaga fuimos

Nosotros curados”).

 

Se ha de edificar (a) una casa                    “La cual casa somos nosotros”     (Hebreos

espiritual y (b) una casa física                   3:6). “Vosotros sois el templo del Dios viv-

v. 19- “Has hablado de la casa de             iente” (2 Corintios 6:16). “Mi casa, la casa

tu siervo” (compare v. 29 )                        de oración será llamada” (Mateo 21:13).

v. 13-“Él edificará casa a mi nombre”

Zacarías 6:13 “Él edificará el templo

de Yahvéh”.

Para más información sobre Israel,

haga enlace con ‘Biblia’ – página 2 -

‘el tiempo del fin’

o hágalo vía ‘Índice’.

 

                               volver a p.1   volver a p.2   volver al índice

                                       vaya a sacrificio   vaya a bautismo