PASAJES QUE ALGUNOS TUERCEN PARA ENSEÑAR EL 'UNIVERSALISMO'

(El 'universalismo' es un error similar a la 'inmortalidad del alma'; el énfasis diferente reside generalmente en que todo ser es candidato a la resurrección- y en su forma final, enseña la salvación universal)

 

La fuerza destructiva de semejante herejía es anular la enseñanza bíblica de que el conocimiento de la verdad revelada de Dios forma la base de la resurrección y del juicio, y que sólo a aquellos que en verdad han creído y obedecido la voluntad de Dios se les concederá la vida eterna. La necesidad de conocer la voluntad de Dios queda anulada, y se aceptan doctrinas erróneas como la resurrección universal, salvación universal e inmortalidad inherente ('inmortalidad del alma'), destruyendo así la verdad de las Escrituras.

 

Juan 5:28, 29 - "Porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; [...] y saldrán". EXPLICACIÓN: El término "todos" se rige por los sujetos de los versículos previos, que dicen: "Los muertos [es decir, los que han perecido de manera natural] [que oyen] la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán" (v. 25). Observe cuidadosamente como Jesús mostró que el tiempo ya había llegado (en sus días). "Viene la hora, Y AHORA ES, cuando los muertos oirán...". Pero el juicio futuro del v. 28 OMITE  las palabras "y ahora es".

 

El juicio futuro separa a los fieles de los infieles (v. 29). El uso de la frase "los muertos" del género humano en su estado degenerado e ignorante queda ilustrado por la declaración de Jesús en Mateo 8:22 - "Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos". La limitación de la vida futura a sólo aquellos que ahora han creído, se demuestra en la respuesta de Jesús a Marta en Juan 11:25 - "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá". El verdadero problema es que los hombres y las mujeres no quieren aceptar el hecho que somos TOTALMENTE MORTALES, sin esperanza alguna de vida, salvo por las condiciones que Dios ha establecido en la Biblia. haremos bien en reflexionar profundamente en las implicaciones de Eclesiastés 3:19-21 - "Porque lo que sucede a los hijos de los hombres, y lo que sucede a las bestias, un mismo suceso es: como mueren los unos, así mueren los otros, y una misma respiración tienen todos; NI TIENE MAS EL HOBRE QUE LA BESTIA; porque todo es vanidad. Todo va a un mismo lugar; TODO ES HECHO DEL POLVO, Y TODO VOLVERÁ AL MISMO POLVO. ¿Quién sabe que el espíritu  [es decir, "mente, pensamientos", enlace al 'espíritu' o vaya al 'Índice'] de los hijos de los hombres sube arriba [o "se exalta a sí mismo hasta las alturas", es decir, presume jactarse falsamente e su propia importancia], y que el espíritu del animal desciende abajo a la tierra? Los mismos sentimientos se expresan en Salmos 49. Véase especialmente el v. 20. "El hombre que está en honra [es decir, tal como ya se señaló, "se exalta a las alturas"], y no entiende, semejante es a las bestias que perecen". Aquí tenemos la revelación adicional, respaldando los comentarios ya indicados respecto a Juan 11:25, que sólo aquellos que tienen una "creencia" pueden tener esperanza en la vida futura. En verdad, el salmista pudo asegurar su esperanza en la futura redención, en el v. 15 - "Pero Dios redimirá mi vida [enlace a 'mortal' en p.2 y  'alma' (inglés) ] del poder del Seol, porque él me tomará consigo. Selah". 'Selah' nos dice 'pausar y considerar'. Es buen consejo.

 

1 Corintios 15:22 - "Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados". EXPLICACIÓN: A los universalistas les gusta colocar énfasis en este versículo en la palabra "todos". Ellos afirman que como todos morimos, así todos seremos vivificados. ¡Un pensamiento muy agradable para el hombre natural e incorregible! Es sólo una variación de la mentira enseñada por la serpiente en Edén. La muerte llega a ser sólo un obstáculo relativamente menor en este caso. Sin embargo, aunque es un hecho innegable que todos morimos, porque todos somos "en Adán", y todos sufrimos a causa del pecado y la muerte, NO es el caso que todos seremos vivificados "en Cristo", porque nuestro nacimiento natural no confiere en absoluto ningún derecho a este privilegio. En realidad, hay condiciones sumamente rigurosas que se deben cumplir para lograrlo.  Dejemos que el mismo apóstol nos diga cuáles son. Hablándole a los creyentes, dijo: "Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados, de Cristo estáis revestidos [...]. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa" (Gálatas 3:26, 27, 29). Debe haber fe  (v. 26) en el evangelio (v. 8 - "Dios [...] dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones") y después debe bautizarse (por inmersión completa) en Cristo. Este es el ÚNICO camino por el cual aquellos que son "en Adán" pueden entrar "en Cristo". Durante su período de probación, serán tanto "en Adán" COMO "en Cristo", y no podrán finalmente dejar de ser "en Adán" hasta la transformación de la naturaleza (si son aceptados) en el tribunal de Cristo.

Aquellos que ahora deseen conocer más referente a estas proposiciones, pueden seguir los enlaces a 'promesas'  y 'bautismo', o vaya al 'Índice'.                                                                                            

                     

                                    volver a p.1   volver al índice   vaya a mortal