versión para móviles-clic aquí

   El diablo es una personificación del pecado  incorporado en la "carne de pecado"

Pero la mitología pagana se substituyó para la enseñanza Bíblica, y "la iglesia" afirma que el diablo es "un ángel caído", enemigo de Dios.

 

No pasó mucho tiempo antes de que "lobos rapaces" de afuera, y miembros de adentro hablando cosas perversas, corrompieran la verdad original del evangelio (Hechos 20:28-31). El apóstol enseñó también que lo único que podía proteger a los discípulos de esta apostasía era la palabra de Dios (vs. 27, 32).

 

Una de estas herejías paganas ha llegado a ser lo que hoy en día es un pilar de la enseñanza tradicional de "la iglesia":"un  diablo ángel caído".

La Biblia no enseña semejante idea, sino que enseña que el diablo es una personificación del pecado. Compare estos dos versículos claves:

 Hebreos 2:14 - "Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo (vea también la página 2 para mayor explicación).

Romanos 8:3 - "Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado ["como un sacrificio por el pecado"], condenó al pecado en la carne".

 

De modo que se nos dice que Dios en Cristo destruyó "al diablo" y "condenó al pecado". Tanto "el diablo" como "el pecado" tienen "el imperio de la muerte" (Romanos 5:12, 21; 6:23). Es evidente que "el diablo" y "el pecado" son lo mismo. Es evidente que como al pecado se le personifica como un amo de esclavos, así también el término "diablo" es una forma de personificación. Sin embargo, "diablo" significa "falso acusador" en el griego original, y es este significado el que nos llama la atención.

 

¿Por qué debería esto ser así? La respuesta es que debemos remontarnos al principio, cuando el pecado entró en el mundo por medio de la desobediencia del hombre. "La serpiente con su astucia engañó a Eva" (2 Corintios 11:3). "Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo" (Génesis 3:1). La "astucia" consistía en mezclar la verdad con el error, y, al hacerlo, la serpiente acusó falsamente a Dios. Véase Génesis 3:4. 5. Aquí es donde se originó el aspecto del 'diablo' ('falso acusador') y está calculado para inculcar en nuestra mente la enormidad y maldad de acusar falsamente a Dios. Jesús contrasta "la verdad" que él había "oído" del "Padre" con la "mentira" que los judíos habían oído de su "padre el diablo" (Juan 8:26, 27, 31, 32, 44, 45, 47). Esto muestra los dos tipos de mente: la mente espiritual, que acepta la Verdad, y la mente carnal, que la rechaza. Véase Romanos 8. Enlace aquí a 'promesas' re los dos "principios" y las dos "simientes".                                               

 

La mentira que los judíos creían era que Jesús había nacido de "fornicación", rechazando así que Dios era su Padre (Juan 8:41, 42). Observe que Jesús se refiere "al diablo" como "un mentiroso, y padre de mentira" en Juan 8:44. Además: "Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla". Estas palabras son un comentario de los hechos de Génesis 3, donde la mentira de la serpiente resultó en el pecado y la muerte. Compárese con Romanos 5:12.

 

Todo esto se entiende fácilmente, pero al superponer las creencias paganas de la "iglesia" sobre el relato divino se crea una confusión total, es decir, "MISTERIO, BABILONIA LA GRANDE"*. Véase bajo los enlaces a 'Dios', 'espíritu', 'mortal', 'satanás', 'bautismo'. El proceso de la apostasía se describe en 'desviación'. Es significativo que cuando no se puede hacer que 'diabolos'  sea interpretado como "un ángel caído", entonces esta palabra se ha traducido correctamente (1 Timoteo 3:11; 2 Timoteo 3:3; Tito 2:3). El apóstol Pablo testificó que realmente era una "serpiente", tal como se declara en el relato del Génesis (2 Corintios 11:3; cp con Génesis 3:1-5, 14, 15). ¡Ningún ser imaginario se hace pasar por una serpiente!              *Apocalipsis 17:5

 

Leemos que "La serpiente con su astucia engañó a Eva", y que "la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo". ¡Era suficientemente capaz! Dios declaró a la serpiente: "Por cuanto esto hiciste" (Génesis 3:14) Siendo sólo una serpiente, "no [había] verdad en [ella]" (Juan 8:44). Ella trató de mezclar la verdad (Génesis 3:5) con una mentira (v. 4). Con la adopción de la mente de la serpiente, "el diablo" pasó a ser la "carne de pecado" (gr. = "carne de pecado"). Así es como "Dios...condenó al pecado en la carne" por medio del Sacrificio de Cristo.

                    Al aceptar el llamado del evangelio, podemos quedar libres del pecado para siempre. 

 

De la misma manera en que “el diablo” es una personificación del pecado incorporada en la “carne de pecado”, “el satanás” es una personificación de todos los que falsamente afirman que representan la Verdad – haga enlace con ‘satanás’ y ‘proverbios’ – p. 2 (ingles).)

                 página siguiente   volver al índice   vaya a sacrificio